Fitting Room Bilbao

Fitting Room Bilbao

O dicho en cristiano… el probador, que es como llamamos aquí a la habitación de la tienda donde nos probamos el modelito que queremos adquirir, porque de habitaciones, moda y arte iba el evento celebrado el pasado fin de semana en el Hotel Meliá de Bilbao, una cita que en su tercera edición ha reunido a 36 creadores de 10 países que presentaban sus obras durante dos días en 36 habitaciones y tres salones del hotel.

Durante dos días hemos respirado un ambiente más cosmopolita en Bilbao. Artistas japoneses, italianos, americanos, venezolanos, españoles y, como no, vascos han mostrado sus obras en las habitaciones del Meliá y han paseado por nuestra ciudad dando colorido a unas calles que, aunque durante muchos ha presumido de la elegancia de sus ciudadanos, hoy en día presenta un aspecto más bien monótono para un visitante internacional que llega con la esperanza de encontrarse una ciudad que se promociona como vanguardista, sexy y cosmopolita.

Pero entremos a las habitaciones del Meliá, donde los 36 artistas participantes en Fitting Room con peinados e indumentaria extravagante compiten por el premio de The Brandery otorgado al diseñador que mejor proyectase y representase su producto y que este año recayó en Soraya Pla Centeno de “El armario de Lulú por su habitación recreando pequeñas delicias culinarias estilo Maria Antonieta en la Francia del siglo XVIII. Se suceden en estas habitaciones propuestas de diseño de accesorias, joyas, esculturas, papeles pintados, camisetas y ropa de vanguardia.

Participó como colaborador Toyota, con su exposición “Originalidad Japonesa” repartida en tres habitaciones con temas como “Apreciar la transición” o “Amor de familia que nutre” y en las que el visitante recogía unas tarjetas pintadas a mano “hanafudas” pertenecientes a un juego de cartas integrado por cuatro series de ilustraciones que representan cada mes del año y con las cuales se podía recoger un pañuelo de regalo de Toyota en el salón donde de esta mostraba su prototipo “i-real” una especie de silla de ruedas futurista equipada con la última tecnología para navegar por la ciudad.

Describen los organizadores de Fitting Room este evento como una “cita pionera y exclusiva… dentro de las habitaciones de un hotel”. Quizá el formato sea pionero en Bilbao, si bien en otros lugares hace ya tiempo que la hotelería se ha aliado con la moda, tal como la cadena NH Hoteles que organiza showrooms y outlets en sus establecimientos en Madrid y muchos otros ejemplos en Estados Unidos donde este tipo de eventos se utilizan tanto como fuente de ingreso para el hotel como de promoción, ya que los convierten en auténticos hervideros de gente que acude a los mismos. Sea como fuere, aplauso para esta iniciativa que, pionera o no, se mire como se mire, es excelente.

Sin comentarios.

Escribir un comentario