El servicio más opaco del mundo: la telefonía móvil

El servicio más opaco del mundo: la telefonía móvil

La estrategia es complicar la cosa, cuanto más mejor, así el consumidor no se entera de nada. Pero al final este sistema perjudica a las propias telecos porque como consumidores sentimos que nos están dando gato por liebre.

Imagínate si fueras a un bar y te dieran las siguientes opciones: “te podemos servir un cubata con un buen ron brasileño y sin hielo a 5€, pero si quieres limón sube otro euro. Esto es en un vaso estrecho ya que el ancho son otros 0,50€ más… pero hay un paquete adicional que incluye vaso ancho, dos hielos y dos pajitas para compartir la bebida con tus dos mejores amigas de las 18 horas a las 22 horas. Por cierto, que todo lo que te acabo de contar es con bebida en la barra, ya que sentado son otras condiciones que igual te pueden interesar. Tu dirás”

Así que nos marchamos de este bar, por ineptos, para encontrarnos con el mismo rollo en el siguiente bar: “la oferta perfecta para tí consiste en pasarte al burbon, y para que tus dos amigas no estén con las manos vacías te regalamos dos mostos. Ahora que, si insistes en el ron con Coca-Cola tenemos una oferta especial para autónomos en los que hay hielo gratis ilimitado los fines de semana”.

El problema es que es viernes y quiero tomarme algo bueno, sencillo y a buen precio, pero con tantas opciones, variables y permutaciones lo fácil se convierte en sumamente complicado, tan complicado que me es prácticamente imposible el comparar los precios de la oferta A con la B.

Pero la cosa no acaba ahí. El renovar o cambiar de empresa significa que me estoy casando con una empresa durante 18 meses (o más) y el servicio post-venta puede ser la casa de los horrores (servicio de atención al cliente inexistente, no hay cobertura, llamadas en las que se corta la comunicación o que hay interferencias, facturas mal calculadas, etc). Si utilizamos mi ejemplo del bar la cosa quedaría así: después de comprarme la bebida me dicen que no puedo ir al baño, o que están a punto de cerrar y que la bebida me la tengo que llevar en un vaso de plástico, o que me han cobrado el ron a precio de whiskey pero que no pueden modificar la tarifa porque sus sistemas informáticos no se lo permiten… ¿Y qué más?

Aprovecho este momento para redactar mi anuncio clasificado con vosotros, mis estimados lectores, como testigos: “empresaria visionaria que viaja mucho y está en constante comunicación a través de las redes sociales necesita un excelente servicio de telefonía móvil (llamadas + datos) con tarifa plana. Móvil nuevo a incluir dentro del paquete. Prometo elogiarte si el servicio es medianamente bueno”

Creo que lo que pido es sencillo – “una bebida hecha con cariño como Dios manda” – pero mucho me temo que las ofertas no se van a adecuar a mis necesidades. C´est la vie y el día a día de las telecos y así les va la vida con tantas quejas por mala calidad de servicio.

En los próximos días decidiré si me quedo con #Movistar o si me voy a la competencia (en principio con #Orange aunque a última hora han aparecido los de #Vodafone). Si alguna otra empresa por ahí quiere mandarme una oferta “todo incluido” interesante, soy todo oídos (YoOigo y escucho las buenas ofertas).

Deseadme suerte, mucha suerte. (to be continued)

Otro post que os puede interesar sobre la mala calidad de los servicios es:

My personal travel agent

Sin comentarios.

Escribir un comentario