Desmitificando al Gurú 2.0

Desmitificando al Gurú 2.0

Hoy vamos a hablar sobre los que aportan valor añadido a esto que llamamos la web 2.0 y los que no hacen más que parafrasear y repetir lo que dicen los anteriores. No vamos a poner nombres ya que está permitido hablar sobre el pecado, pero no el pecador. Dejaremos que cada uno de nosotros decida en qué grupo se encuentra catalogado y adicionalmente, después de leer este post, seguro que destronamos juntos a algún gurú “wannabe” infiltrado entre los blogeros de verdad.

Perfil del Gurú:

– Sabe de lo que habla y no se pasa el día hablando de conceptos ambiguos con términos que nadie entiende. Vamos a ver, “al pan pan y al vino vino”, que de lo contrario parecemos políticos que mucho hablan y poco dicen (y menos hacen).

– Tiene carisma y una presencia que se hace notar. ¿Recordáis al Bush de los sobacos sudados? Y ahora comparad esa imagen con la de un líder como Obama. No hay ni color (nunca mejor dicho).

– Y cuando habla el resto escucha porque tiene contenido y respetamos su forma de pensar aunque no siempre seamos de la misma opinión. Es como cuando nos reuníamos en navidad para comer y hablaba el aitite (o abuelo) – la voz de la experiencia que todo sabía y todo había visto.

Perfil del trepas (y no nos referimos a los superhéroes “trepadores”):

– No sabe de casi nada. Simplemente mucho retwitt pero sin contenido de fondo, es decir, no aporta nada nuevo y se pasa todo el rato repitiendo lo que dicen los otros al igual que el loro del Capitán Garfio.

– No crea nada nuevo porque para eso hay que ser innovador, tener ideas nuevas y sobre todo, poder defenderlas. Tampoco se trata de seguir el método científico con cada post, pero como dice el refrán, “si vas a decir algo procura que sea mejor que el silencio”.

– Es más vago que la chaqueta de un guardia pero se piensa que el mundo 2.0 es su salvación: “aquí no hay que hacer mucho… escribir mensajes de 140 caracteres y con eso justifico mi sueldo.”

– Se pasa todo el día enganchado enviando “spam” en 140 caracteres: “que si voy a salir a la calle; que si ahora estoy abriendo la puerta; que si ahora la cierro; que si bajo las escaleras y escucho música”. Pues sabes lo que te digo en menos 140 caracteres: “que sííííííííííí”.

– Y se piensa que con adular a los demás y codearse con los gurús “de verdad” se convierte automáticamente en uno de los suyos. Todos nos divertimos con los #FF, pero pasarse los viernes con un listado en la mano no aporta mucho valor y además las malas noticias son que ni las ideas ni las ganas de trabajar se pueden asimilar por ósmosis.

Bueno, y antes de despedirme espero que vuestra impresión de mí siga siendo el de una persona que habla con propiedad sobre temas interesantes con un estilo personal, directo y desinhibido, ya que de lo contrario estáis muy equivocados 🙂

Sin comentarios.

Escribir un comentario